¿ATENTADO CONTRA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN O SIMPLEMENTE ETICA PERIODÍSTICA?

agosto 19, 2010

               Hola a tod@s!!! Después de varios meses de mucho ajetreo por los estudios, el trabajo, y pereza para escribir (todo sea dicho), hoy he decidido retomar la actividad de mis blogs, que han estado algo abandonados, con una noticia que me ha llamado enormemente la atención. De sobras es conocida la parcialidad de la información que nos llega a través de los medios oficiales y la falta de criterio y rigor que demuestran con respecto a muchas noticias, y, cómo no, hoy han vuelto a hacer uso de ese “buen hacer” periodístico.

La noticia de la que se han eco varios medios estatales se refiere a la prohibición por parte del gobierno venezolano a que los medios de comunicación publiquen fotografías violentas.
Resulta que el pasado viernes 13 de agosto, el diario venezolano El Nacional (abiertamente antichavista) publicó en su portada una fotografía donde aparecían varios cadáveres de niños y jóvenes en la morgue de la capital, Bello Monte. Dichas fotografías fueron denunciadas por el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Venezuela, Wilmer Flores Trossel. Además, la imagen fue calificada por el propio Chávez, como una “pornografía periodística” de los medios privados locales, y sentenció que el “el país exige respeto”.
En apoyo al rotativo denunciado, otro diario venezolano, Tal Cual, también férreo opositor al gobierno, volvió a publicar la misma fotografía de la morgue el lunes 16.

Como respuesta a esta provocación, el tribunal 12 de Caracas emitió un fallo este martes en el que le prohibió a los rotativos “la publicación de imágenes, informaciones y publicidad de cualquier tipo con contenido de sangre, armas, mensajes de terror, agresiones físicas que aticen contenidos de guerra y mensajes sobre muertes y decesos”.
Teniendo en cuenta que el 26 de septiembre se celebrarán las elecciones Parlamentarias, es normal que algunos aleguen que esta prohibición pretende coartar la libertad a informar a la población sobre el clima de violencia que se vive en la capital venezolana, para que el partido del presidente Chávez, PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) salga victorioso de los comicios.

Sin embargo, se han saltado por alto ciertos aspectos relevantes que demuestran el verdadero objetivo de la noticia, que no es otro que avivar el clima de tensión previo a un proceso electoral. Resulta que dicha fotografía fue tomada en diciembre de 2006 y no en la actualidad, como pretendían hacernos creer. Se trata por lo tanto de un montaje, tal y como reveló Carmen Julieta Centeno, coordinadora nacional de Ciencias Forenses del Cicpc. El tribunal de menores fue quien denunció al diario por la publicación de esta fotografía, ya que viola la Ley Orgánica del Niño, Niña y Adolescente en su artículo 79, inciso 3, el cual establece que en ningún medio de comunicación se debe promover el terror o difundir imágenes que atenten contra la convivencia humana y el irrespeto a la dignidad de las personas.

Queda más que demostrado que la intención de algunos medios venezolanos, al igual que los del estado español, es aumentar la tensión internacional contra un gobierno que no le baila el agua al imperialismo yanqui. Está claro que la publicación de este tipo de imágenes responde a una campaña mediática de desprestigio económico, político y social contra el gobierno bolivariano y pretende desestabilizar las próximas elecciones parlamentarias.

Este hecho me ha recordado a aquella noticia que salió hace un año, más o menos, la cual afirmaba que el gobierno venezolano había prohibido la emisión de la famosa serie de dibujos animados Los Simpson, por ser un símbolo de la cultura imperialista. Ningún medio informativo, excepto el programa de La Sexta, El Intermedio, se preocupó de conocer la verdadera noticia. Resultó que no lo habían eliminado de la programación, sino que lo habían cambiado de horario, porque consideraban que no era un programa apto para el horario infantil.

Hoy en día los niños están sometidos a imágenes violentas continuas tanto por la TV, por medios gráficos o los videojuegos, interiorizando dichos comportamientos como normales. Esa es una de las causas del aumento de la violencia entre los más jóvenes y por lo tanto hay que controlarla, sin que por ello pueda hablarse de censura.

Esta gente todavía no se ha enterado de que una verdad a medias se convierte acto seguido en una mentira. ¿Dónde ha quedado el rigor periodístico que implica contrastar una noticia antes de sacarla a la luz?

Por otro lado, cada medio maneja a su libre albedrío los conceptos de libertad de expresión y reflejan posturas variopintas para juzgar hechos e imágenes. Podemos echar la vista atrás y encontraremos casos como las caricaturas del profeta Mohammad en Dinamarca o la portada del semanario El Jueves donde aparecían los príncipes de Asturias, etc. ¿Cuándo se trata de respeto y cuándo de libertad de expresión?

La fotografía en cuestión es la siguiente. Cada un@ que juzgue si es ético o no publicar este tipo de imágenes tanto en las portadas de la prensa escrita con en los informativos televisivos.